firmabenja.png

Mi relación con Benjamí es curiosa. casi no nos conocemos, pero lo tengo presente casi cada día y tenemos muchas cosas en común. para empezar, dormimos juntos desde hace años… mejor dicho: una de sus obras acompaña mis sueños cada noche. hace bastantes años (no hace falta contarlos) fui a una fiesta con mi amiga mont plans donde estaba Benjamí. En el transcurso de la fiesta se sorteó una obra suya, que me tocó a mí. desde entonces sus “Ángeles tirando leche” han estado haciéndome compañía en mi dormitorio.

 

De otro lado, con el tiempo fui descubriendo que Benjamí y yo teníamos más cosas en común: la manera de ver la vida, y sobretodo de crear, el dejarte llevar por la intuición delante de un papel en blanco, el valorar la fantasía como una cosa muy importante, una manera de ver la vida, una proyección de ti mismo, la importancia del humor en toda su obra «con humor, la imaginación tiene más poder y es más fácil de reproducir lo que ves» —dice él—, una verdad como un templo; aprender de los errores para encontrar el camino que finalmente le llevará mágicamente hasta el hilo conductor de su obra… pero sobretodo con lo que me siento más identificado es con su amor por las vedettes… por estos seres tan entrañables que rezuman sensualidad, amor, generosidad y humor por los cuatro costados y que constantemente Benjamí hace aparecer en su obra y que a mí me gusta recordar en mis espectáculos.

 

Pero debo reconocer que lo que más me ha impresionado ha sido poder ver el conjunto de su obra en este proyecto de catálogo. Me ha dejado con la boca abierta. me los quedaría todos.